Search
  • Cecilia Viana

Cómo aprender un idioma rápido

Updated: Feb 17


En su charla TED “Cómo aprender cualquier idioma en seis meses”, Chris Lonsdale, un lingüista, educador y psicólogo neozelandés graduado de la universidad de Canterbury, nos explica cómo aprender un idioma, cualquiera sea, rápido. Para ser precisos y como el título lo indica, en seis meses.


¡¿Pero cómo, sólo en seis meses?! Para los escépticos, puede que sea imposible. Algunos pasan años estudiando sin lograr resultados, o progresando muy poco. Otros llegan lejos en muy poco tiempo, y dejan al resto con la boca abierta. Quizás, sin saberlo, apliquen las enseñanzas que Lonsdale nos regala en su charla vista casi 30 millones de veces.


Vamos al grano: Lonsdale nos habla de 5 principios y siete acciones que llevan a aprender un idioma sin que se nos vaya la vida en ello.


Los 5 principios


Principio 1: Enfocate en el lenguaje que te es relevante.

Según Lonsdale, aprendemos lo que de verdad necesitamos. Si empezaste a trabajar en un restaurante, seguramente te va a ser más útil aprender vocabulario de comida, su pronunciación, preguntas que pueden hacerte los clientes, sus posibles respuestas, etc. De poco te serviría estudiar las partes del cuerpo o cómo escribir un email formal. Es importante que definas tu prioridad, y que te enfoques en ella primero.


Principio 2: Usá el nuevo idioma desde el día uno.

No esperes a saber más, a poder hablar mejor, a entender todo o a tener una pronunciación perfecta. Apenas aprendas unas palabras, no pierdas la oportunidad de usarlas. De hecho, sería bueno generar esas oportunidades. En este caso, esperar no ayuda.


Principio 3: Enfocate en entender el mensaje, y de a poco vas a adquirir el lenguaje de manera inconsciente.

No hace falta entender cada palabra. El objetivo de los idiomas es comunicar; si el mensaje principal se entendió, ¡misión cumplida! De a poco, vas a ir entendiendo más y más.


Principio 4: Entrenamiento fisiológico.

Hay sonidos que no están en tu idioma nativo; tenés que identificarlos y pronunciarlos, lo cual puede causarte dolor, literalmente. Lonsdale dice que si te duele la cara, ¡significa que lo estás haciendo bien!


Principio 5: Tu estado psicofisiológico importa. Si estás triste, ansioso o molesto, no vas a aprender.

Si no estás bien, ya sea emocional o físicamente, tu mente va a estar en otro lado, y es probable que aprendas poco o nada.



Las siete acciones


Acción 1: Escuchá mucho. Escuchá lo más que puedas, no importa si entendés o no.

¿Para qué escuchar si no entiendo nada? Porque escuchar no sirve sólo para entender palabras, sino para identificar ritmos y patrones, para luego copiarlos y que tu forma de hablar sea más natural. Cada idioma tiene su música.


Acción 2: Enfocate en entender el significado antes de entender las palabras. El lenguaje corporal puede ayudarte a entender gran parte de la comunicación.

Si alguna vez tuviste que hablar por teléfono en otro idioma, habrás notado que resulta un poco más difícil que hacerlo personalmente. Esto es porque no podemos verle las expresiones faciales a la otra persona, que cargan con significado y que nos ayudan a entender. ¡No subestimar el poder del lenguaje corporal!


Acción 3: Mezclá; Con 10 verbos, 10 sustantivos y 10 adjetivos, podés decir 1000 cosas diferentes.

Se puede decir mucho con poco. No hace falta saber miles de palabras para lanzarse a conversar.


Acción 4: Enfocate en lo más importante. 3000 palabras te permiten decir el 98% de las cosas.

Para esto, Lonsdale recomienda un foco por semana:

  • Semana 1: Empezar con la “caja de herramientas”: preguntas que son relevantes a la hora de aprender un idioma como: “¿Qué es esto?”, “Cómo se dice…?” y “No entiendo.”

  • Semana 2 - 3: aprender pronombres, verbos comunes, adjetivos. Hablar como bebé.

  • Semana 4: aprender las “palabras pegamento”: aunque, pero, entonces, etc.


Acción 5: Conseguí un “padre/madre del idioma” - alguien que te ayude.

Lonsdale vuelve al ejemplo de hablar como bebé, y explica que cuando un niño pequeño habla, lo hace con palabras y combinaciones simples, y con pronunciación extraña. Puede que nadie le entienda, pero los padres seguro que sí. Con los padres, el niño se encuentra en un ambiente seguro; comete errores, pero ellos no son un problema: la comunicación es posible, y eso es lo que importa.

Ahora, un “padre/madre del idioma”, que puede ser un hablante nativo, tiene reglas que seguir para mantener este ambiente seguro.

  • Se esfuerza en entender lo que la persona está diciendo

  • No corrige los errores

  • Confirma que entiende utilizando el lenguaje adecuado

  • Utiliza palabras que la persona conoce


Acción 6: Copiá las expresiones faciales. Observá a un hablante nativo, y prestá atención a cómo usan su rostro a la hora de pronunciar las palabras.

Así como hay sonidos que no se encuentran en tu idioma nativo, hay movimientos faciales que al hablar tu idioma no hacés. Primero hay que reconocerlos, y luego, copiarlos.


Acción 7: Usá imágenes para recordar palabras. Evitá la forma “común” de estudiar, la que consiste en hacer una lista de palabras con su significado en tu idioma nativo.

Es más fácil recordar algo cuando se lo asocia a una imagen. ¿Qué es mejor, pasar unos minutos buscando una imagen y recordar la palabra para siempre, o buscarla mil veces porque no nos acordamos su significado?


Ahora, si fuese tan fácil aprender un idioma, todos serían bilingües, o políglotas. Pienso que lo difícil no es aprender un idioma en sí, sino ser constante, y no abandonar al mínimo indicio de frustración. De verdad creo que se puede, y le agradezco a Chris Lonsdale por educarnos con una charla tan valiosa.


A todos aquellos que leyeron este post, los invito a que no se queden sólo con mis notas y que se tomen unos minutos para ver el video y escuchar a Lonsdale; ¡serán minutos bien invertidos!






373 views0 comments

Recent Posts

See All